Hilos propios

martes, 15 de febrero de 2022

La historia de los váteres públicos para mujeres en Gran Bretaña. Claudia Elphick

Hoy damos por descontado los baños públicos de un solo sexo. Es difícil creer que cuando se instalaron por primera vez, la gran mayoría de estos váteres eran solo para hombres.

Gran ExposiciónGran Exposición 1851

La historia en Gran Bretaña comienza en 1851, cuando la Gran Exposición (aquí un artículo en español) mostró el primer inodoro con cisterna público, creado por George Jennings, que era un fontanero de Brighton. La popularidad de este invento fue tal que los primeros baños públicos se abrieron al año siguiente y se llamaron 'Salas de espera públicas'. La gran mayoría eran para hombres.

A mediados del siglo XIX, muchas áreas de la vida estaban segregadas por sexo; la esfera privada era para las mujeres, la esfera pública era para los hombres. Si bien las mujeres de la clase trabajadora sí que trabajaban, no eran dueñas de sus propios salarios, lo eran sus maridos. La imagen popular de una mujer era el ideal de 'Ángel en la Casa', una mujer dedicada y sumisa a su marido.

En la Gran Bretaña victoriana, la mayoría de los baños públicos fueron diseñados para hombres. Por supuesto, esto afectaba la capacidad de las mujeres para salir de casa ya que las mujeres que deseaban viajar tenían que planificar su ruta para incluir áreas donde pudieran hacer sus necesidades. Por lo tanto, las mujeres casi nunca viajaban mucho más lejos de donde vivían familiares y amigos. Esto a menudo se llama la "correa urinaria", ya que las mujeres solo podían recorrer la distancia que sus vejigas les permitían.

Esta falta de acceso a los baños impide el acceso de las mujeres a los espacios públicos, ya que no había baños para mujeres en el lugar de trabajo ni en ningún otro lugar en público. Esto llevó a la formación de la Asociación Sanitaria de Señoras, organizada poco después de la creación del primer inodoro público. La Asociación hizo campaña desde 1850, a través de conferencias y de la distribución de folletos sobre el tema. Tuvieron algo de éxito, ya que se abrieron algunos baños de mujeres en Gran Bretaña.

Luego surgió un segundo grupo llamado Unión de Asociaciones Liberales y Radicales de Mujeres, que hizo campaña para que las mujeres de la clase trabajadora tuvieran baños públicos en Camden. En 1898, los miembros escribieron a The Vestry en Camden para pedir el acceso a las mujeres en los baños para hombres ya existentes. Sin embargo, los planes para un baño de mujeres se retrasaron varios años, ya que los hombres se opusieron a que los baños de mujeres estuvieran situados al lado de los de hombres.

En algunos casos, los planes para baños de mujeres fueron saboteados deliberadamente. Cuando se instaló un modelo de inodoro para mujeres en la acera de Camden High Street, los hansom cabs (coches de caballos taxi, conducidos por hombres) se estrellaron deliberadamente contra el inodoro modelo para demostrar que estaba en un sitio muy inconveniente.

CholeraIlustración de la revista Punch, 1852

Las demandas de baños públicos surgieron en el contexto de un deseo de un mejor saneamiento, lo que resultó en la aprobación de legislación por el Parlamento en forma de dos leyes de salud pública, la Primera Ley de Salud Pública de 1848 y la Segunda Ley de Salud Pública de 1875. La ley de 1848 se aprobó a raíz de un brote de cólera que mató a 52.000 personas y proporcionó una normativa que las autoridades locales podrían seguir; sin embargo, no se les dice que tuvieran que actuar. La Ley de Salud Pública de 1875 posterior otorgó a las autoridades locales nuevos poderes, como poder comprar, crear y reparar alcantarillas, y controlar el suministro de agua.

Sin embargo, llegó un momento crucial en el que las mujeres realmente necesitaban usar el baño.

Las sufragistas son famosas por hacer campaña por el derecho al voto, pero también hicieron campaña por el derecho a servir en el ejército, logrado en 1915. Al final de la Primera Guerra Mundial, de 700.000 a 1 millón de mujeres se habían convertido en "munitionettes", argot para las mujeres que habían entrado a trabajar en la fábrica de municiones para apoyar el esfuerzo bélico.

Women munitions workersTrabajadoras en fábricas de munición.

Sin embargo, en cuanto las mujeres se empezaron a incorporar a profesiones anteriormente dominadas por los hombres, comenzaron a hacer campaña por mejores instalaciones, como vestuarios y baños. Algunos empleadores no querían instalar baños para mujeres, especialmente después de la guerra, ya que creían que las mujeres estaban robando el empleo a los hombres: bastante legal en aquel momento, ya que había poca protección para los trabajadores.

Sin embargo, hoy en día, en virtud del Reglamento del Lugar de Trabajo de 1992, no garantizar que los hombres y las mujeres tengan instalaciones sanitarias separadas es ilegal para los empleadores.

Los baños públicos de las mujeres siempre han sido algo político, ya sea a través de objeciones morales, como el ideal victoriano de una esposa sumisa y encadenada a la casa, o por el hecho de que las mujeres han hecho campaña por ellos. Y la política de inodoros para mujeres todavía está presente hoy en día dentro de la sociedad: por ejemplo, la UNESCO recomienda inodoros de un solo sexo para impulsar el acceso de las mujeres a la educación. En Mumbai, en la India, hay menos baños para mujeres que para hombres, y las mujeres también deben pagar más que los hombres para usar las instalaciones. Esto ha llevado a la campaña 'Derecho a mear' promovida por feministas indias.

Artículo original

No hay comentarios:

Publicar un comentario