miércoles, 26 de enero de 2022

LGBTQ+: Una tapadera para el complejo tecnomédico. Jennifer Bilek, 26.1.22

 




Una de las tácticas más geniales utilizadas por la industria del género en su intento de desmantelar el dimorfismo sexual humano para el enriquecimiento del complejo tecnomédico (TMC), fue vincular la agenda que promueve la disociación corporal al movimiento progresista de derechos humanos para los individuos de la comunidad LGB.


Esto es más que evidente en el caso judicial de la Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU) contra el estado de Arkansas. La ACLU está usando una donación de 15 millones de dólares de dos hombres homosexuales, Jon Stryker, heredero de la fortuna médica de Stryker Corporation por valor de 14.700 millones de dólares, y su esposo, Slobodan Randjelović, para revocar una ley estatal que prohibe la experimentación farmacológica y quirúrgica con el sexo de los niños.


El enriquecimiento de TMC es el telón de fondo de la actual comunidad LGBT. Está oscurecido por la creación de una ideología que promueve las identidades médicas relacionadas con el sexo humano como si fueran un adelanto. La industria global de la salud es una industria de 10 billones de dólares. Para crecer dentro de una economía capitalista, debe crear nuevos mercados. Las identidades médicas basadas en el sexo alimentan esta industria, por lo que la marca "transexual" de medicamentos y cirugías se ha transformado en la marca "transgénero" de sexo-es-un-espectro de medicamentos y cirugías. La marca "transexual" de medicamentos y cirugías la compraba una pequeña base de hombres adultos con un fetiche sexual, que eligieron colonizar el sexo opuesto. La marca "transgénero" es el reempaquetado de este fetiche para los jóvenes para atraer

 a un mercado más grande a través de la normalización corporativa. La actual campaña publicitaria de individuos glamorosos y míticos que no son ni hombres ni mujeres se considera una cura para un grupo ansioso y descontento de adolescentes. Los jóvenes pueden recibir testosterona en sus casas, conseguir mastectomías para la disforia corporal, la disforia de pecho o simplemente para masculinizar su apariencia. Las histerectomías se pueden realizar en su totalidad o en parte, dependiendo de cómo se sienta uno, y las cirugías no binarias dan a los hombres la opción de mantener su pene mientras invierten su saco escrotal y lo convierten en un agujero para la penetración. El sexo-en-espectro o el sexo humano deconstruido en partes funciona muy bien para el TMC y Stryker Corporation, que vende suministros médicos e instrumentos quirúrgicos. Como especie, somos mucho más rentables como partes, que como seres enteros.


La marca transgénero también allana el camino hacia el mercado de fertilidad asistida (AFM) al incorporar nuevos grupos al mercado de consumo que es la comunidad LGB, que también usará AFM para crear sus familias. La esterilización de niños crea nuevos consumidores para AFM/TMC. Cuantas más personas confíen en las tecnologías reproductivas, más nuestra especie, que está arraigada en el sexo, se transformará en algo que está más allá de lo humano, algo que está más intrincadamente unido al TMC.


La Fundación Arcus, con su base en Estados Unidos, y una sucursal en el Reino Unido, se utiliza como fachada filantrópica para el lucro de Stryker Medical (y el TMC en general) de la que, como se mencionó anteriormente, su fundador es el heredero. Jon Stryker ha utilizado la Fundación Arcus, ahora la organización no gubernamental (ONG) LGBT más grande del mundo, para repartir 500 millones de dólares de Stryker Corporation por todo el mundo, para crear el constructo de la "identidad de género".


Los conglomerados de los principales medios de comunicación que invierten en TMC están ayudando a solidificar el constructo de seres sexuados que ni son hombres ni mujeres.


La Fundación Arcus ha usurpado la comunidad psicológica, y sus vastas maquinaciones de financiación han impulsado la ideología de género, a través de nuestras instituciones educativas, deportivas, religiosas y médicas, y organizaciones de derechos humanos. El dinero de la corporación médica Stryker disfrazado de derechos humanos, como se ve con este caso actual en Arkansas, también capturó la ACLU, un bastión antes liberal, que defendía y preservaba los derechos y libertades individuales garantizados a cada persona bajo la constitución de los Estados Unidos.


ACLU se ha convertido en un portavoz del TMC que impulsa la ideología de género (disociación del sexo), como un nuevo estilo de vida progresista. Han recibido 4.705.000 dólares en fondos de la Fundación Arcus desde 2007 hasta 2018. El año pasado, Jon Stryker tomó la interesante decisión de financiar la ACLU utilizando su propio capital privado, en lugar del de su ONG LGBT como lo había hecho desde 2007. Es el mismo dinero, ya que ha enfatizado que la financiación de la Fundación Arcus proviene de sus acciones en Stryker Corporation y que su donación depende de que los destinatarios se adhieran a la ideología de género. Esta donación en particular a la ACLU es hasta la fecha la donación más grande centrada en los derechos LGBTQ + y, como expone el artículo de Forbes que informa sobre ella, es específicamente para luchar contra este caso en Arkansas. ¿Es este cambio en la presentación de las fuentes de financiamiento para dejar claro que estos 4.600 millones de dólares de Jon Stryker que provienen de Stryker Corporation son para apoyar la medicalización de los cuerpos sanos de los niños y para convencer a los bufetes de abogados de no tomar más medidas contra el TMC? Parece que Stryker está protegiendo la marca "Transgénero" al enviar un mensaje claro sobre el poder que tienen sus millones para configurar la ley.


Hay otros diecisiete estados (Pdf.) esperando para poder apoyar la prohibición de Arkansas, cada uno con su propia legislación, para proteger a los jóvenes de manipulaciones médicas experimentales de su sexo, por lo que no es de extrañar que Stryker esté preocupado. El amicus curiae (*) utilizado en esos casos establece claramente que los procedimientos experimentales de "transición de género" prohibidos por Arkansas están llenos de incertidumbres médicas y científicas, que hay una escasez general de evidencia con respecto a la "transición de género" pediátrica y que estos procedimientos experimentales conllevan riesgos graves y de por vida que los niños no pueden entender completamente.


Pero 15 millones de dólares de un gigante médico como Stryker Corporation pueden convencer a los bufetes de abogados de no aceptar casos contra el TMC en el futuro si la prohibición en Arkansas no se mantiene.


Arkansas es una importante fuente de ingresos para Stryker Corporation ya que allí está una de sus 57 oficinas, en 36 países. Fue incluido en la lista de trabajadores de la salud de un héroe de Arkansas por Arkansas Money & Politics, el año pasado. El departamento de Ciencias Médicas de la Universidad de Arkansas gastó cinco millones y medio de dólares en suministros médicos de Stryker de 2019 a 2020 (Pdf).


Chase Strangio, una mujer que se ha apropiado de la masculinidad, es Subdirectora de Justicia Transgénero para el Proyecto LGBT y VIH de la ACLU, el proyecto financiado por Stryker y Slobodan Randjelovic y signataria legal de la queja presentada contra Arkansas para la cual se hizo la donación. Strangio fue nombrada una de las 100 personas más influyentes del año de la revista TIME en 2020. Dice directamente que "no hay una cosa binaria y coherente llamada "sexo biológico". Va de expresar preocupación por los niños con un "problema médico", a atacar el sexo humano de raíz. Jon Stryker y Slobodan Randjelović exhiben este mismo desprecio por los cuerpos sanos de los niños cuando actúan con impunidad para atacar su sexo. También es la principal defensora de la lucha de la ACLU para acabar con el  deporte femenino.


La infiltración de nuestras instituciones, por la ideología de identidad de género impulsada por la filantropía multimillonaria que sale del TMC, también es promovida por la Campaña de Derechos Humanos (HRC) y la Fundación de la Campaña de Derechos Humanos. El CDH es la organización de derechos creada para supuestamente promover los derechos de las personas LGB, que ahora incluye una subcategoría ficticia de individuos que se identifican a sí mismos en función de sus sentimientos, no de su sexo. Tiene 3 millones de miembros. Chad Griffin, nacido en Hope Arkansas, es un estratega político que se ofreció como voluntario con el ex presidente Clinton y se convirtió en el presidente del HRC de 2012 a 2019.


El HRCF, según Influence Watch, aprovecha la posición del HRC como "representante" de facto de la comunidad LGBT, similar pero con más  alcance aún que Stonewall en el Reino Unido, para presionar a las principales corporaciones, bufetes de abogados, hospitales y gobiernos locales para que implementen y expandan las políticas pro-LGBT, apoyando financieramente a HRC y retirando el apoyo a organizaciones conservadoras y religiosas a través de amenazas implícitas de darles baja puntuación en su Índice de Igualdad Corporativael Índice de Igualdad en la Atención Médica, que evalúa más de 1,700 centros de salud en todo el país, y las "tarjetas de puntuación" del Índice de Igualdad Municipal. En 2015 y 2016, el Children's Hospital de Arkansas fue Líder en Igualdad de Atención Médica LGBT del HRC. En 2020, su clínica pediátrica de "género" recibió el premio al mayor rendimiento.


Teniendo en cuenta que el mercado global de consumidores LGBT es ahora de 3,7 billones de dólares, las corporaciones, organizaciones e instituciones no tienen más remedio que apoyar a este grupo y su intento de deconstruir el sexo, para no ser considerado discriminatorio por los consumidores y las corporaciones que optan por participar.


Es el astroturfing (**) de TMC el que está impulsando la narrativa de que disociarse de la realidad sexuada de uno mismo es progresista. Es la industria que impulsa la ideología de género en nuestras escuelas (k-12 universidades), nuestras instituciones médicas y cívicas, nuestras organizaciones de derechos humanos y nuestros hogares. El TMC es el beneficiario de nuevas identidades ilusorias que se manifiestan al desarraigar a los humanos del sexo. Si queremos detenerlos, deben ser desenmascarados junto con su grandiosa mentira. No existe ser "transgénero". No existe la "identidad de género". Es una ficción corporativa cultivada para vender modificaciones corporales que nos desvinculan de nuestra realidad sexuada.

(*) Amicus curiae

(**) Astroturfing

Artículo original


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Hombre violador de menores recluido en cárcel de mujeres. Anna Slatz, 22.5.22

(Traducido por @ReduxxMag , que ahora tiene una sección en español, en el blog con su permiso) Un hombre auto – identificado como trans quie...